medellínEtiqueta

"La ciudad transita lento en cualquier dirección y cientos en asientos buscamos que nos salve una buena canción" Medellín fue la última ciudad que escuchó en vivo las historias mínimas de LosPetitfellas en el 2016. Junto a ellos se alzaron las manos y se brindó por la voz del barrio porque son  tres pares, dos tríos, una teoría, El Club

Los hombres se miden por el tamaño de sus pensamientos, de sus actos, de sus aportes sociales y, por supuesto, de sus medidas corporales, en especial, la de su pene. De acuerdo con portales internacionales, Colombia se encuentra entre los países mejores calificados del mundo en este aspecto. Así que, señoras y señores, no es coincidencia que además de producir el

9:20 a.m. ARRIBO. AEROPUERTO MATECAÑA. MEDELLÍN-PEREIRA 10 a.m. ENTREVISTA EN PARADIGMA “Arte para soñar”: Cra 16BIS # 11-92 Pereira 11 a.m. HOSPEDAJE EN EL HOTEL SORATAMA 12: 30 p.m. ALMUERZO EN ARAKATAKA: Calle 21 6-52 Pereira 3. p.m. RUEDA DE PRENSA. LIBRERÍA ROMA PEREIRA: Calle 21 # 5-35 Pereira Inscripción previa AQUÍ.  10 p.m. CIERRE EN ARAKATAKA: Calle 21 6-52 Pereira

Reserva tu boleta. Bono de apoyo cultural $10.000   Tras más de quince años de carrera, siete álbumes y un DVD editados, de presentarse en  más de diez países de América y Europa, de obtener entre otros el Premio Nacional de  Música del Ministerio de Cultura de Colombia  y la Beca de Creación de la Alcaldía de Medellín, de editar sus libros en

“Segundo día de festival”   Como la comodidad del hogar se sintió a las 4:00 AM, las energías para ese segundo día de festival no estaban totalmente cargadas, pero digamos que la ansiedad de ver a los grandes de la industria me motivaron a poner la mejor actitud y salir nuevamente al encuentro con la felicidad. Lastimosamente no llegué a tiempo para presenciar

Niquitao es un barrio de la ciudad de Medellín, muy conocido por las historias que en las grietas de sus paredes se esconden. En un sentido histórico Carlos Alberto Giraldo nos dice que “debido a su cercanía con la Plaza de Cisneros y el viejo Guayaquil, el barrio Niquitao sirvió de refugio y lugar de paso, durante los años sesenta y setenta,