memoriasEtiqueta

No sé cómo describir lo que sentí el día del anuncio oficial. Sin duda lo veía venir pero nunca me sentí preparado. Para aquel entonces no era más que un niño de doce años que había disfrutado vivir en la misma calle toda su vida. Avenida Principal de San Luis, Residencias Mary Carmen, piso tres, apartamento 32. Mi mamá me despertaba todos

¿Alguna vez te has preguntado por cuántas manos pasan los objetos que compras, antes de comprarlos? Alcanzas a imaginar si dichos objetos tuvieran oídos o boca, ¿cuántas historias podrían contarte? Yo he estado aquí incluso desde antes de la conquista, he visto cómo cambian los tiempos, las montañas, las ciudades, las calles y la gente, puedo asegurar que algunos me han

Fotografía por Julián Salazar Afuera, las personas corren huyendo de la lluvia, con sus brazos cubren sus rostros mientras la vida sigue en la ciudad acostumbrada al frío y a las ausencias. Desde la ventana de una habitación veo pasar el día gris, con el humo de un cigarro que me hace recordar lo etéreo de nuestro paso. El aroma de un café caliente

Allí estaba yo, observándole tras el cristal sucio de mis lentes mientras él movía sus labios a la par de letras maravillosas, palabras que dibujaban un mundo submarino, de azul profundo y burbujas nacarinas; donde se describía con pinceladas generales un ser mitológico, un ser como él: un espécimen más allá de mi comprensión. Él, aquel humano mitificado que no figuraba en mis registros