Nació envigadeño y se educó con los aromas del eje cafetero. Es un malabarista del verbo. Tiene 41 años y es cuentero sin tapujos, escritor sin atropellos y además caminante del todo pasa y todo queda. Sus pasos lo llevarán a Ítaca algún día, es un empedernido contrabandista del cine y la literatura y su tarareo lo lleva por los acordes esdrújulos de “Pueblo blanco” de Joan Manuel Serrat. Él se llama Mauricio Quintero.

[email protected]

Publicar un comentario