Preguntas y tú

PPhoto by: Carolina Gómez Molina

“A la memoria de tus besos”

Sí, tal vez solo estoy soñando, ¿qué es eso de estar enamorado? Tal vez sea perderse en unos ojos desconocidos que el tiempo en su inexistencia convierte en tu hogar. ¡Ah! Pero si naufragas continuamente en nuevas miradas te estarás enamorando del universo, no hay que tener celos, ese universo eres tú, en lo profundo, en lo insondable. Así, me enamoro cada día y cambian los colores, cambian los abismos, siento levemente nuevas pieles como espuma, flotante, fluctuante y en lo vasto, tú. Tenía que hacerlo, ataba mi corazón con algunas púas, enamorarse dolía, no tanto como des-enamorarse, pero dolía.

Sí, tal vez sólo estoy soñando, ¿qué es eso de des-enamorarse? Tal vez sea escapar de unos ojos conocidos en los que el tiempo te secuestró. ¡Ah! Sobrevives o mueres, deja a un lado el universo, en su existencia total no es nada, nada sin ti, es necesario tomar la cuerda y ascender al lugar donde fue ese primer beso, es imprescindible un calendario. No importa tachar números persistentemente mientras se acomoda la postal de una carta vacía, da igual hacerlo o no hacerlo, al final el arte había muerto y con él, con él había muerto el amor. Eso es des-enamorarse, pero no es tan fácil como parece, tal cosa no existe o quizás, eso se cree.

Se murmulla en las calles que era redundante decir que te amaba, que te amo. Tú eres ese amor que no se entiende, ese mismo que no evito, aquel impenetrable laberinto que descubro finalmente, después de nadar en colores, después de sentir nuevas pieles. No es preciso definirte, es tan improbable como eso de desenredar madejas de palabras para decir si me enamoré para des-enamorarme o nunca me he enamorado o tal vez, me des-enamoré del mundo en la infinitud de tu idioma.

He de buscar en los cajones al ritmo de un psicodélico reloj de arena, no lo creas, jugaba con el tiempo, lo hace contigo, conmigo, con nosotros, me obliga a encontrar eso del amor entre pizcas y misterios perturbantes. Dejemos lo de las definiciones a los libros, olvidaré las letras que esta noche en el espejo se reflejaron.

Enamorada, des-enamorada.

Con amor…

Publicar un comentario