fbpx
Lunes – Viernes: 09:00 am – 05:00 pm

NACEMOS, CRECEMOS, NOS ENAMORAMOS Y MORIMOS

 
Obra: Soledad Aza
Fuente:
Exposición de pinturas realistas sobre marmol
 Me veo obligada a invitarlos a mi matrimonio. 

Lo sé, no es muy cordial de mi parte, pero finalmente tuve que admitir que necesito un par de cosas materiales de ustedes; porque ya mi alma no pesa ni un gramo, la incineró el tiempo y un amor mal
pagado.

Voy a inventarme una “lluvia de sobres” para ahorrarme unos centavos, pues no pude salvarme del amor y, ahora, debo mantener un par de angustias, una rebelde nostalgia y unos cuantos dolores enterrados.

Créanme, antes de recurrir a ustedes, hice mil intentos por solucionar este hastío en compañía de quien amo, o bueno, de quien odio… es decir… no importa, es la misma cosa.

Pero… ni sus ojos, ni su boca, ni sus manos y, muchos menos sus falsas y venenosas palabras me ayudaron, creó la mejor de las obras y a mi lado se formó como la mejor en su arte.

¡Qué actuación! (espero verte en la pantalla, chica, destruyendo seres humanos que no sean yo).

Arrogante y pervertida (y no hablo de su cama, pues aunque mil polvos la asfixiaron, yo fuí la única mujer real para sus sábanas, las demás, solo serán intentos fallidos de mi orgasmo).

Vuelvo con ustedes. Si aceptan mi invitación, por favor, traten bien esos sobres, no es mi costumbre repartir pedazos de mi alma.

Aquí está, se las presento, SOLEDAD es ahora mi amante, y ustedes quienes me ayudarán a sobrevivir a ella. Me perdonan que tengamos la casa llena, pero soy yo quien necesito armarme.

Asegúrense que los cuchillos corten las falsas ilusiones. Que la licuadora tenga un botón principal para volver mil dolores en uno solo, liviano y digestible. Necesito también un sofá, lo suficientemente cómodo como para esperar que me cumplan las promesas. No se olviden de las escobas para tanto mal polvo, pero lo más importante, quien compre la nevera, compre la mejor, debe tener un excelente congelador, no se preocupe, no tiene que ser muy grande, sólo es para guardar mi corazón, de conservarlo dependerá la fiesta y que ustedes disfruten del show.

Cuando me vean de negro dándole el “SÍ” cargado de “NOS”, a SOLEDAD, espero que comprendan, como ya lo comprendí, por qué el fin último del ser humano es morir.

Publicar un comentario