close
julio 27, 2014

Viento

Viento que me trae los besos que me arrojas con tu mano,
ese beso que parece diluirse en medio del aire,
ese beso recio empujado por el soplo de la vida,
viento que me trae tu recuerdo,
recuerdo de abrazo, del deseo,
recuerdo de tu miel, mi abrigo dulce.

Viento que arrastra consigo la noche,
el pasado, el café, tu cigarro,
tu aliento, el sabor de tus labios,
tu cuerpo envuelto en mis brazos.

Susurro que con travesura corre
erizando cada centímetro de piel,
palabras como pinceladas
diseñando la obra de arte,
tus letras puestas en el aire dibujan mi camino,
dibujan mil árboles,
dibujan el puente donde cada noche
nos vemos desde mi sueño,
tirando piedras, mirando lunas, contando estrellas,
trazando formas en el cielo,
escribiendo en medio del viento,
y nos lanzamos como libélulas
para danzar en medio de luces.

Viento que me lleva frágil
como hoja a caer entre brazos,
dócil impelido,
motivado por nebulosas
que invento en medio de besos,
tu piel, sendero,
mi piel, fuego
cuando tu mano la toca,
tu boca, mi boca,
sincronía perfecta.

El viento que arrastra,
el viento que nos lleva,
si tú no estás me trae el aroma,
si tú no estás me trae el beso,
me trae la muerte,
si no te trae o me lleva a ti en estos días,
me lleva la vida,
me arrastra el lamento,
me lleva el recuerdo,
si no te trae el viento a mí en estos días,
me lleva la vida,
me arrastra la muerte,
de recados del viento no vivo.

Vivo del placer, de suspiros, de amaneceres a tu vera,
de días enteros metido entre tus cejas,
en cada esquina,
en cada ángulo,
vivo del viento que respiras, vivo de tu aliento,
vivo de ríos, de manantiales de deseo,
de estados sin espacio ni tiempo,
del rastro profundo que se impregna en mi cuerpo,
vivo de tu boca,
de colgarme en cabellos,
de tus silencios.

Leave a Response