close
“Me enflorece” (La subjetividad de hoy y las redes sociales)
mayo 22, 2017

“Me enflorece” (La subjetividad de hoy y las redes sociales)

[Fragmento de una situación hipotética de análisis]

Jota recibe a un joven, 21 años, en análisis desde hace tres meses y medio. Hace menos de un año estuvo en una cura con un lacaniano, pero abandonó el análisis porque su analista “no decía nada”, “y cuando me decía algo —dice— fragmentaba mi discurso”. Tiene problemas con su pareja, nada más allá de una neurosis.

Jueves, 4:36 pm

A mitad de la sesión:

(…)

—Entonces ella vuelve y me dice lo mismo, y ya me tiene harto, pero es que yo no puedo dejar de pensar en ello cada vez que vamos a tirar. ¡Eso me enflorece! ¡Me enfurece!

—Dijiste “me enflorece”.

—Sí, lo sé, un lapsus ja,ja,ja,ja…

—¿De dónde viene ese “me enflorece”?

—Es una pendejada de Facebook.

—Explícame.

—Bueno, tú has visto que Facebook tiene unos… ¿cómo se dice?, íconos como respuestas emocionales a las publicaciones, entre las cuales uno escoge para dar a conocer lo que siente ante tal o cual publicación. Entre ellas hay una nueva que es una flor morada, toda gay. Entonces cuando salió todo el mundo dice que quiere decir “me enflorece”, y jode y jode con eso. Supuestamente significa “gracias”, pero no sé porqué, o sea, cómo puede significar eso. Sólo a Zuckerberg se le ocurre algo así. Dicen que sólo es por el mes de la madre.

—El sentido común indica que el día de la madre es un día de agradecimiento; dar flores a una madre en su día es un gesto habitual. Elogiar a alguien se suele comprender como “echarle flores”.

—Doble like (levanta el pulgar dos veces)

—¿Has usado ese icono?

—¿Me enflorece? No, ¿para qué?

—¿Le has dado flores a tu novia?

—No, nunca se me ha pasado por la cabeza; pero el imbécil ese obviamente sí, ahora que lo recuerdo.

—¿Y a tu madre?

—Tampoco. Sólo mi padre le daba flores. Recuerdo muy bien una vez que le regaló unas violetas, no sé cuál era el motivo, pero a mi madre le encantaron, las puso en un florero sobre una mesita en la sala. Yo tendría unos seis años, lo recuerdo muy bien porque yo tiré el florero al piso, el rostro de mi madre al ver las flores en el piso me dejó atónito; ella guardó silencio, recogió el desastre y lo echó a la basura. Mi padre me consoló, siempre tan comprensivo.

—Esa es la misma impresión que tiene tu novia de aquél joven, que es muy comprensivo, ¿no es eso lo que te dice?

—(El paciente guarda silencio)

—Quizás sea eso lo que te enfurece y no el hecho de que ella te haya engañado. Es que te engañó con él, un hombre que te recuerda ese afecto inconsciente por tu padre y que no aceptas.

—Si no uso el icono no es porque me sienta inseguro de mi sexualidad

—No pienso que te sientas inseguro de tu sexualidad. Pero quizás esto indique que es momento de pasar del “me enflorece” al “gracias”.

________________________________________________________________________________________
El contenido de los textos aquí publicados es de exclusiva responsabilidad de los autores y no compromete a la Corporación La Astilla en el Ojo.

3.33 avg. rating (73% score) - 3 votes
Johnny Rengifo

Johnny Rengifo

Nacido en Popayán en el año 83, Filósofo y psicólogo de formación, actualmente cursando una Maestría en Psicología con énfasis en investigación. Escritor ocasional, músico aficionado y clínico apasionado.

Deja una respuesta