close
Máscara Fílmica: Un cuento más

Máscara Fílmica: Un cuento más

Un apabullante hormigueo en las terminaciones nerviosas de mis falanges, advierten del agotamiento y sumado a la pesadez de los parpados por la incandescente luminosidad de la computadora. Cavilo infructuosamente para escribir una reseña sobre un vacuo producto cinematográfico que mire ese día, sin embargo ronda por mi psique la necesidad de remembrar con cierto vaivén en mi proceder vital, vislumbrando la víctima que soy de mi negligencia para continuar materializando los proyectos que tanto añoro; contrario a otros adeptos de la constancia, aunque sin una mera proyección creativa. Pareciera para usted lector, que mi interior es carcomido por la envidia, pero en realidad es bloqueo, temiendo estrellarme sin apreciar el apoyo incondicional, brindado por los que sí creen en mí. Temiendo ser consecuente y recíproco por la absurda aversión de reseñarme.

Cuando logro dormir se me dificulta levantarme, al carecer de esa mecha encendida de traslucido deseo en generar una idea y luego ejecutarla durante la jornada. Acude repentina la imagen paradójica de anoche intentando no yacer, ya que mis trayectos oníricos jamás son efímeros como una gota de sudor.

Al venir el abrazo del mísero Morfeo, mi psique tal cual oxidado proyector pasa atropelladamente algunos fotogramas, destacando uno conmigo reflejándome desnudo en el espejo del baño, con barba y los globos oculares enrojecidos, contemplando cada zona de mi impasible rostro. Súbitamente entran al lugar varios sujetos vistiendo licras rojas de cuerpo entero, usando mascaras con rostros no solo conocidos, sino de aquellos que tanto adoro actualmente, e inclusive otros relevantes de mi pasado más turbio. Logran someterme mientras uno me agacha sobre el lavamanos y se funde en mi piel al tocarme la espalda; los demás relucen cuchillos de cocina, apuñalando en secuencia intercalada el maltrecho cuerpo de su narrador y aunque son inaudibles, doy gritos hasta que todo se funde a negro.

Resalta desde blanco el panorama de incertidumbre, observando que estoy en el campo abierto de mi antiguo colegio. Están los juegos, el Cinedomo de pésima construcción y las canchas con exiguo cuidado. Volteo la mirada en un perro de enormes proporciones con los ojos inyectados clavados en mí, derramando hemoglobina oscura del hocico.  Percibo luego caricias invisibles por mi cuerpo, muy bruscas; entonces digo en voz alta desafiando: “¡Cómeme de una vez maldito!”.

Subo la cabeza en la penumbra del salón cuatrocientos-veinte, me perdí la cátedra sobre ‘Entreacto’ de Clair y Picabia, ahora en proyección. Miro alrededor a mis compañeros de clase absortos, excepto a uno que me observa fijamente. El desconcierto universitario me dura poco, pues al volver hacia el monitor del portátil leo la frase: ”Face to face”.

Salgo del entorno rápidamente al culminar la peculiar enseñanza, dirigiéndome a una mesa de la cafetería. Sentado ahí cabizbajo, siento un escozor placentero en la espalda, extasiando cada vello, cuando detrás de mí una garra de frondoso pelaje rodea mi cuello asfixiándome. Ha regresado esa abyecta bestia de mi niñez ahora antropomórfica, viéndola cada vez más difusa. Casi sin fuerzas, le mordí hasta que se desvaneció.

Despierto babeando sobre el escritorio, entumecidas las piernas y levantando la cabeza. Nunca pensé estar tan contento de ver mis comics regados por el suelo. Ahora… tengo hambre… saldré un rato para ver una nube y no solo escribirla.

— 

Este es un relato que escribí en 2013 para mi otro blog, donde además pueden ver mis dibujos, pinturas y fotografías. Como ahora estoy dedicado a escribir sobre cine, no he vuelto al blog, aun así quería compartir esto con ustedes y agradecerles siempre su preferencia y compañía. Ojala les guste.

Si tienen curiosidad, he aquí la página de mi obra visual

Pasen con confianza.

________________________________________________________________________________________
El contenido de los textos aquí publicados es de exclusiva responsabilidad de los autores y no compromete a la Corporación La Astilla en el Ojo.

5.00 avg. rating (97% score) - 2 votes
Oscar Cabrera

Oscar Cabrera

Me considero un cinefilo, un enamorado al investigar y analizar el quehacer cinematográfico. Escribo reseñas, o criticas tanto en mi blog Bazar Fílmico (http://ospider8.blogspot.com.co/), como en otras publicaciones.

Leyendo a Hegel en el centro comercial

Estrategias para la promoción de lectura y escritura en niños, niñas y jóvenes – Seminario/Taller

Deja una respuesta