close
Carta de una síntesis
enero 9, 2016

Carta de una síntesis

¿Será que esta nostalgia algún día va a dejarme caminar por trochas rodeadas de tonalidades verdes, sin malicias en las canaletas y con sonidos tan genuinos como las “borboletas roixas” de las que me enamoré un día?. No lo sabes aún, vida mía, estás rodeada de tu propia sangre y en ella respiras, deseas con los ojos encharcados salir del laberinto y te ruegas a ti misma no estar condicionada por las leyes de la física.
 
 
¿Qué pasa mi vida? Te vendieron infierno por refugio y ahora te asombras de verte reflejada en los ojos de los que te miran con las manos sucias, te preguntas si acaso este es el purgatorio y te pones a vender cualquier remedio contra la desesperanza. Qué puta eres, ¡Traicionera! Acaso no decías que ellos requerían sanar sus almas y que su pena eran dos vidas enteras.
 
Ahora decime: ¿haces parte del juicio o eres como yo un abyecto testigo?
 
 
Carlo Rossi, sii, Carlo Rossi, el blanquito. Estabamos tú y yo cuando el iba desfalleciendo. Lo matamos, vida mía, lo matamos.
Julián Salazar

Julián Salazar

Me tomé muy en serio lo de Montessori. El problema de la esponja es que no tiene filtro.

Leave a Response